Yoga

Nuestro cuerpo debiera ser un escenario de libertad, que nos mostrara toda la belleza de sus límites y los paisajes de su alma. Sentir y expresar lo sincero de nuestra vida, con calma y energía, forman parte de esta pedagogía de la ilusión, la única delicada y profunda a la que el cuerpo, aprendido con tiempo y sensibilidad, tiene acceso directo.

El Yoga favorece el crecimiento global y consciente a través del cuerpo, la percepción de la respiración y siempre bajo el hilo conductor del relajamiento, para intentar armonizar nuestro estado físico, respiratorio y mental, creando un espacio interior de escucha y comprensión, que es la meditación.