Oriental

La danza oriental es una de las danzas más antiguas del mundo. Es una comunicación perfecta de cuerpo y espíritu. En la antigüedad era una forma de celebrar y de adorar a las diosas. Tradicionalmente solía ser una danza improvisada por una sola bailarina.  

Esta danza con sus movimientos trabaja todo el cuerpo, modelando sobretodo cadera, vientre y cintura. Mantiene el tono pélvico y evita muchos problemas de post-parto o relacionados con disfunciones o la edad. Trabaja la expresión facial y corporal, refuerza la confianza en una misma y permite vencer barreras psicológicas y de timidez. 

Existen varios estilos:  Clásico, Folclórico, Tribal, Fusión y Turco.